Si me pagaran por alcanzar mis sueños

¿Es que acaso si me pagaran por alcanzar mis sueños, me comprometería a lograrlos? Tal vez me mantendría motivado por algún tiempo, pero luego me sentiría como un asalariado más, y hasta allí llegaría el encanto.

Y posiblemente dejaría de soñar y me dedicaría a responder por el compromiso que se establece con aquel que me paga. Si soy competitivo lo haría cada vez mejor. Si soy conformista, posiblemente me limitaría a dar lo que creo justo por la paga que recibo. Pero nada de esto significa realmente que voy tras mis sueños.

A nivel organizacional sobran los ejemplos de personas que al recibir un aumento de sueldo cobran una motivación que no había, pero esto dura tanto como puede durar la percepción de la persona en relación al reconocimiento recibido y a los beneficios que le trae el nuevo sueldo. Al acabarse estos incentivos, que no son perdurables en el tiempo, la motivación se desinfla como un globo lleno de aire al pincharlo.

https://goo.gl/GCffKsLo que realmente nos mueve de manera persistente, y sin descanso algunas veces, hacia nuestros sueños es la grandeza que existe detrás de ellos. Lo que pasa es que algunos de nosotros no nos damos el permiso de soñar. En algún momento nos dijeron que era malo, que estábamos perdiendo el tiempo, y que nos pusiéramos a trabajar. Es decir nos cortaron las alas para que dejáramos de estar volando.

Soñar es la única forma de alcanzar grandes cosas. Y no me digan que eso está reservado sólo para algunos, como inventores, artistas o empresarios. Todos tenemos derecho de imaginar un futuro mejor, para nosotros y para aquellos que amamos.

Todos sabemos que el trabajo nos trae prosperidad y recursos, pero que el trabajo por si solo puede ser muy alienante y desconsolador si no hay un propósito mayor y más grande detrás de él, que nos sirva de inspiración y que nos ayude a soportar su rudeza o monotonía, solo por mencionar algunas de las cosas no tan buenas del trabajo.

Un ejemplo maravilloso de la pasión que se le puede poner al ir en pos de nuestros sueños nos lo han dado personajes como Mandela o Madre Teresa. Esta última tiene una anécdota que refleja bien lo que es el poder de un sueño. En una ocasión que atendía a un leproso moribundo, dándole consuelo y todo su amor, llegaron a hacerle una importante donación de dinero, y atendió al acaudalado personaje en el propio lugar donde estaba con el leproso. Con expresión de disgusto por lo que observaba el caritativo señor dijo “madre yo no haría eso ni por 100 mil libras esterlinas”, y ella le respondió: “mi amigo, yo tampoco lo haría, simplemente lo hago por amor”.https://goo.gl/kkMTRS

Y es que el amor por mí mismo o por los que amo, es realmente la fuerza impulsora a trabajar por alcanzar mis sueños, sin descanso y con energías que sólo se obtienen de una motivación que está dentro de mí.

Anuncios
Publicado en Espiritualidad, Herramientas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Resistencia a cambiar y coaching, ¿cómo ayudar?

Para quienes saben de coaching seguramente el título de este artículo les hará ruido. Lo digo porque dentro de los principios del coaching uno de los más importantes es que el cliente o coachee debe tener disposición al cambio.

No obstante a nivel del coaching de vida o life coaching, cuando una persona llega a un coach es porque ya ha reconocido que hay algo en su vida que necesita mejorar y que con la ayuda del coach lo puede lograr, por tanto ya viene con total disposición al cambio.

No obstante lo anterior, puede haber una etapa previa a la decisión de acudir al coach en la cual la persona encontrará muchas justificaciones para diferir su encuentro con el coach. Evidentemente se trata de algún grado de miedo a enfrentar situaciones que pueden ser dolorosas o más difíciles que continuar de la misma forma como se encuentra. No importa cuán mal lo esté pasando la persona, seguramente se habrá acostumbrado a esa forma de vida y, muchas veces, resulta más fácil seguir así que enfrentarse a posibles cambios.http://goo.gl/r1FSw

De hecho el miedo, en este caso al cambio o a enfrentar nuevas formas de vivir, es un mecanismo de defensa inconsciente. Este miedo es a tener que lidiar con situaciones futuras, completamente desconocidas y de las cuales no estamos seguros de contar con los recursos necesarios para manejarlas.

¿De qué forma podemos ayudar a una persona que se encuentra en esta encrucijada? Permítame decirle que cuando una persona cercana está pasando por este tipo de situaciones sufrimos con su dolor. Tal vez necesita su tiempo para reconocer lo que está pasando, pero hay preguntas sencillas que podemos formularle, aunque no tengamos la formación que aportan los estudios de Coaching. Estas preguntas, aunadas a un gran sentido de compasión por este ser querido, nos permitirán ayudarle a dar el paso que le falta dar para acudir a la ayuda especializada de un coach.

http://goo.gl/Hbp1GDentro de una conversación que podemos iniciar expresando nuestra preocupación por su salud o por su estado de ansiedad o tristeza, podemos continuar preguntándole: ¿cómo te está afectando esta situación?, lo que le ayudará a darse cuenta que le está haciendo daño, y que tal vez debería pensar en hacer algo. Dependiendo de cómo reaccione podemos hacerle alguna otra pregunta como: ¿Qué podría pasarte si dejas todo como está y no tomas ninguna acción?, o ¿Qué podrías hacer si no hubiese nada que te lo impida? Estas dos preguntas lo convierten en un observador que está viendo el problema a distancia y le permiten plantear algunas soluciones.

Es posible que con las preguntas previas la persona encuentre lo que debe hacer, pero lo que sí es seguro es que se dará cuenta de que necesita ayuda, y este es el primer y más importante paso para mejorar: esto es la disposición a cambiar que se requiere para dar paso a la ayuda especializada del coach.http://goo.gl/6Z0PA

Publicado en Coaching, Herramientas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Aportes de la PNL al Coaching

Hay importantes libros dedicados a la PNL y sus aportes al coaching, por lo que sería poco responsable de mi parte pretender que en este artículo (y el previo a este, “PNL y su relación con el Coaching”), pueda yo entregarles ni siquiera una milésima parte de lo que ya ha sido escrito por tan reconocidos autores.

Sólo quiero ofrecerles, de manera muy sencilla, lo que considero que es lo más importante que ofrece la PNL al Coaching.

Es por ello que les hablaré de Reencuadre y Anclajes; ya que en la referida entrega previa explicamos lo que es la PNL, así como el Mapa, Raport y Flexibilidad.https://goo.gl/2mikjq

Quisiera que esto fuese de la manera más práctica posible, por lo que voy a asociar los conceptos a situaciones típicas de sesiones de coaching.

Cuando en una sesión de coaching encontramos que el cliente o coachee ha vivido alguna situación que le está limitando actualmente su progreso, o que tal vez fue un poco traumática y le afecta la manera en la cual percibe su vida actualmente; entonces estamos frente a la necesidad de un Reencuadre.

Se preguntarán como notamos que el coachee se está viendo frenado en su éxito por las referidas situaciones. Pues bien, cuando exploramos la “situación actual” o “realidad” (según el modelo GROW), durante la sesión de coaching, podemos darnos cuenta que hay creencias limitativas (le escuchamos expresiones como por ejemplo: “es que resulta muy difícil hacer las cosas bien”, o “nada de lo que hago puedo concretarlo”); o tal vez él expresa: “es que no sé lo que me pasa, a pesar de estar capacitado no logro mis metas”. Como pueden ver sus expresiones nos indican que se siente limitado, o confundido respecto a sus capacidades.

Si exploramos un poco, con preguntas como ¿qué te faltaría para que las cosas se te den con facilidad, o para lograr concretarlas?, o tal vez ¿qué acciones tomarías si no hubiese nada que te lo impida?, seguramente comenzaremos a escuchar acciones que le permitirían alcanzar sus metas. Pero esto no quiere decir que ya haya resuelto sus creencias limitativas. Pueden volver a presentársele. Lo que quiero explicar es que se requiere de un Reencuadre, es decir de que él reconstruya la situación que le afectó y generó las creencias limitativas.http://goo.gl/M14BX8

Lo anterior quiere decir que debemos explorar un poco sobre la situación que generó la creencia limitativa. Y esto lo podemos hacer, durante la sesión, pidiendo que nos narre la última situación que recuerda en la cual notó que no lograba alcanzar sus metas; y cuando concluya le pedimos que defina en que parte del cuerpo experimenta alguna sensación cuando piensa en esta situación que acaba de narrar. Para luego solicitarle, entonces, que asocie una palabra o una frase a esta sensación física, lo que nos dará información sobre el tipo de creencia limitativa. Por ejemplo, si nos dice “disgusto”, podemos preguntarle ¿qué te molesta de esto?, y así expresará sentimientos asociados. Si dijera “impotencia” podemos hacer otras preguntas. Y en definitiva todo esto nos aporta información útil sobre la creencia limitativa, y la situación que la originó.

Cuando ya la tenemos detectada le pedimos que cierre los ojos, respire hasta relajarse y reviva la situación. Para asegurarnos que se ha conectado con ella le hacemos preguntas relativas al momento vivido apoyándonos en los canales de la PNL (visual, auditivo o kinestésico, a fin de ayudarlo a conectarse según su(s) canal(es) predominantes). Ejemplos de preguntas serían: ¿cómo estabas vestido?, ¿se escuchaba algún sonido importante?, etc. Al lograr esto, y sin dejarlo mucho tiempo en la situación, le pedimos que vaya al día antes de que ocurriera esto y cambie la historia de forma que ocurra de manera favorable para él. Una vez haya reconstruido o reencuadrado la situación ocurrida le preguntamos ¿cómo se siente? Debiera sentirse bien.

Después que haya logrado su Reencuadre de la situación, entonces va a necesitar un Anclaje, que no es otra cosa que algo físico que le conecte con la situación “reencuadrada”. Esto puede ser algo asociado a sus canales de la PNL (visual, auditivo o kinestésico). Si es kinestésico podría ser “pasarse la mano derecha sobre el hombro izquierdo”, por ejemplo. Si es auditivo podría ser un chasquido de sus dedos, etc.

De esta forma nuestro cliente ya ha reencuadrado la situación que lo limita y tiene un anclaje para conectarse con ella de manera fácil y rápida. Es así que si se siente nuevamente limitado en el logro de sus metas con “hacer su anclaje” (sobar su hombro, chasquear sus dedos, etc.) ya se reconectará con la situación reencuadrada y tendrá el apoyo para salir de sus condiciones limitativas.http://goo.gl/QDfVb

Para resumir el proceso en forma de pasos: 1. Explorar creencias limitativas, 2. Indagar sobre situación que generó creencias limitativas, 3. Realizar un Reencuadre, 4. Construir un Anclaje para la situación reencuadrada, y 5. Repetir el Anclaje cada vez que sea necesario. Este paso 5 corresponde al coachee por sí mismo, sin el coach.

Me gustaría que compartieras conmigo tus experiencias al poner en práctica este sencillo modelo. Será de utilidad para reforzarte y mejorar la técnica.

Publicado en Coaching, Herramientas | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Coaching y sanación de heridas emocionales

Desde que entré en contacto con el Coaching pude apreciar que era la mejor forma de ayudar a sanar heridas emocionales.

Movido por mucha compasión, me ha tocado gestionar diversas sesiones de coaching en las cuales el coachee o cliente ha llegado con una carga de resentimientos que le viene haciendo daño desde hace mucho tiempo.

El coachee siente un gran dolor por algo que le pasó con alguien muy importante para él. La otra persona le causó una herida, lo defraudó o traicionó la confianza que él le había dado. Este dolor le perturba y no le permite ser feliz.http://goo.gl/YEX8K

Frecuentemente tiende a pensar en la otra persona con rabia o tristeza, al recordar lo ocurrido. Y en la mayoría de los casos la otra persona ni siquiera se imagina de este sufrimiento, porque casi siempre fue algo que no premeditó. Simplemente ocurrió, y casi nunca se imaginan, estas personas, el daño que hicieron. Por lo tanto, están tranquilas y sin ningún tipo de perturbación en su diario vivir.

Por el contrario, el coachee le atribuye a la otra persona malas intenciones, malos sentimientos pues no le importa lo que él está sufriendo y hasta lo acusa de ser insensible, y otros calificativos negativos.

En ningún momento se le ha ocurrido pensar que la otra persona pudo no haberse dado cuenta de lo que hizo. Cuando el coach introduce esta duda, con preguntas como: ¿Has pensado que tal vez el (o ella) no se imaginó que su comportamiento podría herirte tan profundamente?, o ¿Crees que si hubiera sabido que iba a herirte de esta forma hubiera hecho lo que hizo?http://goo.gl/rJU7C

En la mayoría de los casos estas reflexiones comienzan a derribar las paredes que el coachee había levantado. Y eso ocurre porque la otra persona le importa mucho, porque no quiere seguir arrastrando cargas de dolor y resentimiento. Porque es una persona buena y desea siempre lo mejor, por lo tanto está dispuesta a perdonar.

Y es que el perdón es una llave que abre el candado que nos mantiene en la prisión de dolor que nos hemos construido.

Si en tu caso has construido una cárcel de dolor y resentimiento, te invito ahora a cerrar los ojos. Respira profundamente varias veces para relajar tu cuerpo, y en especial tu mente.

Cuando hayas logrado acallar las voces en tu interior es el momento de visualizar a la otra persona frente a ti, diciéndote que si hubiera sabido el daño que te causaría su actuación hubiera hecho cualquier cosa por evitarlo, y que si pudiera cambiar la historia lo haría para no verte sufrir.

Escúchala pidiéndote perdón y date permiso de perdonarla. Le dices que tú la perdonas, y además le das un fuerte abrazo que selle ese perdón. Siente como te quitas un gran peso de encima y hazte la promesa de nunca más volver a cargarte con un peso como este.

Y es que el perdón a quien realmente alivia es a quien lo da. Como ya lo hemos expresado previamente, normalmente el que causó el dolor no se enteró de lo que hizo, o al menos de lo grave que es para quien está sufriendo. Por lo tanto, él (o ella) vive tranquilo. Así que aunque sea por alcanzar tu propio alivio te invito a hacer este ejercicio de perdón con total honestidad.http://goo.gl/WV2jG

Publicado en Coaching | Etiquetado , , , | 1 Comentario

¿Dudas que el Coaching sea efectivo para las Organizaciones?

Es fácil descalificar y generar desconfianza y dudas en los demás. Basta con decir algo malo que te pasó, o tal vez algo que escuchaste que le ocurrió a otro, e inclusive hasta imaginarte algo que en realidad no ha pasado, pero que piensas que podría ocurrir.

Los profetas del desastre abundan. Cuando Colón quiso encontrar un recorrido más corto para navegar la ruta comercial hacia Las Indias, lo que más se encontró fue con negativas. Y las excusas sobran: “es que no hay dinero para eso en este momento”, “siempre hemos hecho las cosas de esta forma, así que no veo la necesidad de cambiar”, “tenemos otras prioridades”, y así muchas más.

Las personas somos muy susceptibles de ser influenciados por comentarios negativos. Y es obvio que así sea, porque ¿quién quiere que sus cosas le salgan mal? Y si escuchamos que hacer las cosas de determinada forma lleva a un fracaso seguro, inmediatamente lo descartamos, o como mínimo lo ponemos en duda, y lo más seguro es que no lleguemos a poner en práctica ese método “diferente” al usual.

Estoy convencido del poder transformador del Coaching para lograr que personas, y por lo tanto Organizaciones, encuentren formas más productivas y sencillas de lograr las metas que son importantes. No obstante, ya me he encontrado con algunos obstáculos para que se saque provecho del mismo, inclusive con personas luego de haber experimentado personalmente sus bondades. Gerentes que han recibido beneficios del Coaching desisten de aplicarlo en mayor extensión o, peor aún, de recomendarlo a otros.Business Discussion

¿Qué es lo que realmente ocurre? ¿Por qué tanta resistencia a hacer las cosas de formas novedosas? ¿A que le tememos tanto, en realidad? Pues en mi humilde opinión, me atrevo a decir que el miedo hace su jugada magistral. Se hace cargo de la situación y nos lleva por “lo aparentemente más seguro”. Está claro que los grandes visionarios no abundan. No hay muchos Cristóbal Colón, Tomás Alba Edison, Steve Jobs o Mark Zuckerberg. Todos tienen en común una visión de lo que desean y son persistentes.

La mayoría de las personas sólo quieren hacer las cosas con el menor esfuerzo. Y el menor esfuerzo es el que nos lleva por el camino conocido, porque los demás caminos podrían tener obstáculos inesperados, y habrá que aprender cosas nuevas para solventarlos.

Volviendo a las bondades del Coaching, hablaré por lo que he visto, aunque me siga encontrando con incrédulos, o escuchando que le resten importancia a su capacidad para permitir a los individuos tomar las riendas de su vida, y sacar todo el potencial que saben que tienen pero que no se atreven a desplegar. Y, ¿saben por qué? Es simple, y parece paradójico, pero le tenemos más miedo al éxito que al mismo fracaso. El éxito implica una nueva vida, con nuevas cosas a las que tendremos que acostumbrarnos, y tememos que sea más complejo de lo que nos gustaría, así que descartamos el éxito y preferimos seguir como siempre hemos estado. Simplemente no emprendemos cosas nuevas. Y es precisamente esto lo que nos asusta del Coaching, e inconscientemente nos decimos: “me va a cambiar la vida, y yo no estoy tan mal, así que prefiero seguir así”.http://goo.gl/Hbp1G

Y si esto ocurre con las personas, quienes pueden tomar decisiones con relativa facilidad y sin tener que hacer muchas consultas; imaginen ustedes lo que ocurre en las organizaciones, en las cuales hay políticas, normas y niveles jerárquicos, que tienen como objeto preservar el “status quo”, es decir simplificar las cosas y que todos tengan claridad de cómo se deben hacer las mismas. Justamente esto es todo lo contrario a buscar formas de mejorar de manera importante.

Hace algunos años se hablaba de estos cambios lentos y progresivos como “mejora continua”, mientras que a lo que generaba grandes cambios se le llamaba “reingeniería”. No estoy diciendo que el Coaching sea una reingeniería organizacional, pero si tal vez una reingeniería personal, que puede producir mejoras sustanciales en la organización.

En conclusión hacen falta más líderes visionarios que le ofrezcan a sus organizaciones transformaciones que las coloquen en la lista de las mejores empresas, con un capital humano comprometido y satisfecho de pertenecer a ellas. Invito a Gerentes y Directores a tomar las riendas y demostrarse a sí mismos los grandes líderes que son.

Publicado en Coaching, Gerencia | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

ICF Global 2014 Latin America, p. 4

En esta cuarta y última entrega de las Conferencias de la ICF Global 2014 Latin America voy a cubrir a los expositores: David M. Prior y Fernando Lanzer, así como el cierre con cuatro presidentes de importantes empresas transnacionales con sede en Brasil.

David M. Prior nos presentó un modelo de coaching que denominó 7 voces, 3 coaches y 1 cliente, el cual fue demostrado en vivo durante el tiempo de la conferencia. Este modelo está basado en el concepto de “Presencia del Coach” de la ICF, y busca comprender desde donde habla el coach. Que sea capaz de sentir lo que siente el cliente, siendo consciente de lo que sucede en él, para poder neutralizar cualquier intento de introducir su agenda en el proceso de coaching. Este modelo se basa en el libro de Doug Silsbee, The Mindful Coach.Doug Silsbee

En el escenario había, además de las tres sillas para los coaches y la silla del cliente, siete sillas vacías identificadas como Director, Socio, Investigador, Espejo, Profesor, Guía y Empresario.

El Director es el Observador interno del coach, es su guía e inspiración, o su sabiduría interna, y debe coordinar a los demás roles que se tienen que asumir; es también auto-consciencia. El Socio define, negocia y se involucra en la responsabilidad de la relación con el cliente. El Investigador es uno de los roles más comunes del coach, es cuando está en uso de la pregunta poderosa, no sólo para conocer mejor la situación sino para que el cliente “se dé cuenta” de algo importante. El Espejo aporta información en beneficio de un mayor conocimiento del coachee sobre sí mismo. El Profesor proporciona información, dotando al coachee de lenguaje y herramientas precisas para elaborar y llevar a feliz término el plan de acción. El Guía anima al cliente a pasar a la acción en el momento oportuno. Y el Empresario establece acuerdos claros sobre el plan de acción, explora y resuelve las dudas e inquietudes del cliente y hace seguimiento de las indicaciones acordadas.

La idea de las siete sillas era que el coach que quisiera asumir la situación con el cliente se sentara en aquella que le permitía tomar el rol con el cual pensaba debía asumir el proceso de coaching en ese momento.

La presencia de 3 coaches servía para contrastar como cada coach puede tener diferentes enfoques para abordar una misma herramienta, sin detrimento de los resultados de cara hacia el cliente.

Fernando Lanzer, mostró amplia experiencia en los factores multiculturales que están presentes en toda relación de coaching. Explicó la importancia para el coach de entender el contexto y la cultura de su cliente, para adaptarse y poder ayudarlo de manera efectiva.

Comparó ampliamente las creencias culturales de personas latinoamericanas con la del norteamericano. Para los unos un determinado valor puede ser entendido como algo negativo para los otros. Para el coach esto debe estar claro para no caer en juicios que pudieran afectar la relación y el proceso de coaching.

Un ejemplo importante es que para el latinoamericano es común aconsejar al otro y decirle lo que debería hacer, mientras que para el norteamericano es común responder a una pregunta con otra pregunta. Los primeros tienden a ser profesionales en la relación, mientras que los segundos gustan de una relación paternalista, más filial.

Es por lo anterior que cuando para un norteamericano hacer varias cosas al mismo tiempo pudiera significar estar fuera de foco, para un latinoamericano es lo más normal de su diario proceder, y más bien es sinónimo de capacidad y de productividad.

Al final del evento pudimos escuchar a cuatro presidentes de importantes empresas transnacionales con sede en Brasil, y sus necesidades de coaching para sus organizaciones y a nivel personal.

Declararon que es importante el apoyo del coaching para reforzar seguridad personal, acompañar procesos de cambio, mejorar liderazgo y trabajar con la incertidumbre. Reconocen que además de las competencias del coach, es muy importante que éste demuestre pasión por lo que hace. De esta forma ya lleva la mitad del camino andado.

Declaran que mayormente el coaching se ofrece a los niveles gerenciales, y que en sus organizaciones todos los gerentes han pasado por coaching a algún nivel.

No miden el retorno de la inversión porque es muy difícil, pero si evalúan el impacto que está teniendo el coaching sobre el clima organizacional. Uno de ellos declara que es un asunto de creer en la gente.

Tres de los presidentes declararon haber salido adelante gracias al apoyo del coaching en momentos críticos o de cambios importantes, como el de ascensos. El cuarto de los presidentes dijo haber contado con el apoyo de jefes, los cuales posiblemente contaban con herramientas de coaching.

Esperando haber aportado información útil, me despido confiado de poder cubrir el siguiente Congreso de la ICF en México.ICF Global 2014

Publicado en Coaching, Gerencia, Herramientas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

ICF Global 2014 Latin America, p. 3

 

 

 

 

En esta entrega de las Conferencias de la ICF Global 2014 Latin America vamos a cubrir dos expositores: Denise Manfredi y Mihaly Csikszentmihalyi.

Denise nos llevó de la mano para actualizarnos sobre “Hábitos de Liderazgo en Coaching Ejecutivo con base a la Neurociencia” y el Profesor Mihaly Csikszentmihalyi nos deleitó sobre como “Fluir y aprender a comprometerse con la vida”.http://goo.gl/NFsMb0

En el mundo de las organizaciones todos quieren pertenecer, ser reconocidos, garantizar su seguridad, tener estatus, autonomía, relaciones, certeza y justicia. Esto es simplemente parte de necesidades humanas que buscamos satisfacer.

El cerebro es una máquina de hacer conexiones sinápticas. Vamos generando patrones y hábitos difíciles de cambiar (más no imposible). Algunos hábitos nos benefician y otros no, pero todos son importantes porque ayudan al cerebro a economizar energía.

Mente, cerebro y relaciones (las cuales nos influencian en mayor o menor grado) son tres aspectos de una misma realidad, y que constantemente están interactuando.

Estas interacciones constituyen nuestro diario vivir, y producen sueños, vivencias, alegrías, tristezas, imaginación, percepciones. Aunque es mucho lo que se sabe sobre los mecanismos que explican dichas interacciones, posiblemente es mucho lo que todavía falta por descifrar.

Cuando hay hábitos perjudiciales, Denise propuso algunas ideas que pueden ayudar al coach a trabajar con su cliente. Lo primero es indagar sobre cómo se inició y que recompensa viene generando, a fin de poder cambiarlo por otro que genere una recompensa equivalente.

El neurólogo portugués Antonio Damasio nos dice que la única forma de escaparnos de una emoción negativa es emocionándonos de nuevo con otra de la misma intensidad, pero de signo contrario. Puedo imaginarme anclado en una gran tristeza por alguna pérdida, y con la ayuda de mi coach cambiar el foco de mi atención hacia algo que me apasiona mucho, rememorar momentos en los cuales he vivido esa pasión y visualizar la posibilidad de volver a vivirlos. Todo esto me lleva sentir alegría y desplazar la tristeza.http://goo.gl/u6TNRp

El Profesor Csikszentmihalyi comenzó recordándonos nuestra capacidad de elegir: vivir la vida como si alguien me dirige o tomarla en mis manos, sentirme víctima de las circunstancias o decidir ser el dueño de ellas, odiar el trabajo que tengo o aprender a disfrutarlo. Citando a varios personajes, más o menos conocidos, nos fue enseñando como trabajar con el corazón contento significa que puedo hacer que mi trabajo vaya ocurriendo sin que yo tenga noción del tiempo que transcurre.

De esta forma definió el FLUJO como la sensación de estar vivo, involucrado con lo que hago y en armonía con el ambiente. Es algo que le ocurre a un cantante, a un deportista, a una bailarina, pero también a quien hace un trabajo que le apasiona o cuando tenemos una conversación placentera.

Cuando estamos en flujo se dan las siguientes situaciones: tenemos atención focalizada en un campo de estímulos limitados (alta concentración e involucramiento), acciones y atención son una misma cosa, no estamos preocupados de fallar, la conciencia de nosotros mismos desaparece y perdemos el sentido del tiempo. Algunos ejemplos bien definidos de esto son: un cirujano operando, un escalador en plena acción y un jugador de ajedrez durante el tiempo de juego.

Como coaches podemos ayudar a nuestros clientes a lograr el flujo con preguntas como: ¿Qué te puede ayudar a aumentar la pasión por lo que haces? (una posible respuesta es identificar la importancia que tiene el trabajo, pensando en lo que se perjudicaría si no es hecho con calidad u oportunidad), ¿Fuera del trabajo hay algo que te apasiona y pudieras comenzar a hacer?, ¿Qué podría ayudar a aumentar el flujo en el trabajo que realizan tus colaboradores?

Concluyó que cuando estamos en flujo no necesariamente estamos felices, pero si estamos haciendo algo que nos gusta experimentaremos satisfacción y felicidad al concluirlo.

Publicado en Coaching, Gerencia, Herramientas | Etiquetado , , , , | 2 comentarios