Coaching, aliado para potenciar tu Liderazgo

Por su puesto que puedes lograr que el líder dentro de ti se exprese como siempre ha querido, y que ya nada te impida ser quien realmente eres.

El tema de liderazgo tiene muchas falsas creencias asociadas. Una de las más comunes es la de que todos “los líderes nacen”, es decir son sólo unos cuantos privilegiados.

Es cierto que grandes y connotados líderes no son muchos. No nos tomaría gran espacio, en unas cuantas hojas de papel, enumerar los líderes que han dejado huellas imborrables en la historia de la humanidad. No me puedo imaginar que toda la población del mundo fuese como esos líderes famosos. Sería un caos. ¿Quién seguiría a quién?

Pero es que no se trata de ser famoso o de tener un gran impacto en el curso de la historia mundial. Ni de llegar a tener millones de seguidores o admiradores.

¿Y entonces de qué estamos hablando?

Pues a lo que me refiero es que cada uno de nosotros puede ser líder en determinado ámbito: su familia, su iglesia, su club o su comunidad, sólo por mencionar algunos.

¿Y qué nos lo impide? Realmente no existen impedimentos para ejercer el liderazgo que nos corresponde. De hecho, existe un concepto de “Liderazgo situacional”, para explicar que en determinadas circunstancias los líderes de una cierta comunidad pueden pedirle a un miembro de la misma que asuma el liderazgo momentáneamente, porque las circunstancias requieren de la experticia que este miembro tiene.

Lo que normalmente ocurre es que tenemos miedo a quedar mal y no ejercemos el liderazgo que, en el fondo de nosotros, nos gustaría mostrar a los demás. O tal vez que nos encontramos cómodamente instalados en nuestra zona de confort, y nos justificamos diciendo “estoy bien así, que otro lo haga”. Literalmente, por una u otra razón “nos quedamos sentados en nuestra silla”, aunque luego una “vocecita” hable dentro de nosotros y nos diga “tal vez esta era la oportunidad de mostrar lo que eres capaz de hacer”.

Todas estas razones para no salir de la zona de confort nos van dejando una insatisfacción personal, aunque en algunos casos lo racionalicemos, y nos convenzamos a nosotros mismos de que “estamos mejor así”. Cuando tal insatisfacción comienza a hacer ruido en nosotros es el momento de pedir ayuda a un Coach.

De seguro un Coach va a ayudarte a explorar el origen de tales bloqueos. A identificar cuáles son las creencias limitantes que están presentes en ti de manera inconsciente. Podemos tener algún “no hagas” ocasionado por un evento que nos marcó, y tal vez ya haya llegado el momento de hacerlo consciente y de tomar decisiones que nos “hagan cambiar el rumbo de nuestra historia”.

Por lo pronto te invito a reflexionar sobre cuán cómodo estás realmente en relación al liderazgo que ejerces en tu comunidad o en tu ámbito laboral. Pregúntate ¿qué pasaría si asumiera tales o cuales responsabilidades?, ¿acaso no he probado tantas veces que lo puedo hacer?, ¿qué beneficios me generaría asumir nuevos roles?

El cambio es un asunto de tomar una decisión ponderada, y seguir adelante si mirar mucho hacia atrás. El ritmo a seguir, casi siempre, lo puedes poner tu mismo.

Si deseas compartir tus ideas me puedes contactar y con gusto lo haremos. Hasta la siguiente ocasión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Gerencia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s