ICF Global 2014 Latin America, p. 4

En esta cuarta y última entrega de las Conferencias de la ICF Global 2014 Latin America voy a cubrir a los expositores: David M. Prior y Fernando Lanzer, así como el cierre con cuatro presidentes de importantes empresas transnacionales con sede en Brasil.

David M. Prior nos presentó un modelo de coaching que denominó 7 voces, 3 coaches y 1 cliente, el cual fue demostrado en vivo durante el tiempo de la conferencia. Este modelo está basado en el concepto de “Presencia del Coach” de la ICF, y busca comprender desde donde habla el coach. Que sea capaz de sentir lo que siente el cliente, siendo consciente de lo que sucede en él, para poder neutralizar cualquier intento de introducir su agenda en el proceso de coaching. Este modelo se basa en el libro de Doug Silsbee, The Mindful Coach.Doug Silsbee

En el escenario había, además de las tres sillas para los coaches y la silla del cliente, siete sillas vacías identificadas como Director, Socio, Investigador, Espejo, Profesor, Guía y Empresario.

El Director es el Observador interno del coach, es su guía e inspiración, o su sabiduría interna, y debe coordinar a los demás roles que se tienen que asumir; es también auto-consciencia. El Socio define, negocia y se involucra en la responsabilidad de la relación con el cliente. El Investigador es uno de los roles más comunes del coach, es cuando está en uso de la pregunta poderosa, no sólo para conocer mejor la situación sino para que el cliente “se dé cuenta” de algo importante. El Espejo aporta información en beneficio de un mayor conocimiento del coachee sobre sí mismo. El Profesor proporciona información, dotando al coachee de lenguaje y herramientas precisas para elaborar y llevar a feliz término el plan de acción. El Guía anima al cliente a pasar a la acción en el momento oportuno. Y el Empresario establece acuerdos claros sobre el plan de acción, explora y resuelve las dudas e inquietudes del cliente y hace seguimiento de las indicaciones acordadas.

La idea de las siete sillas era que el coach que quisiera asumir la situación con el cliente se sentara en aquella que le permitía tomar el rol con el cual pensaba debía asumir el proceso de coaching en ese momento.

La presencia de 3 coaches servía para contrastar como cada coach puede tener diferentes enfoques para abordar una misma herramienta, sin detrimento de los resultados de cara hacia el cliente.

Fernando Lanzer, mostró amplia experiencia en los factores multiculturales que están presentes en toda relación de coaching. Explicó la importancia para el coach de entender el contexto y la cultura de su cliente, para adaptarse y poder ayudarlo de manera efectiva.

Comparó ampliamente las creencias culturales de personas latinoamericanas con la del norteamericano. Para los unos un determinado valor puede ser entendido como algo negativo para los otros. Para el coach esto debe estar claro para no caer en juicios que pudieran afectar la relación y el proceso de coaching.

Un ejemplo importante es que para el latinoamericano es común aconsejar al otro y decirle lo que debería hacer, mientras que para el norteamericano es común responder a una pregunta con otra pregunta. Los primeros tienden a ser profesionales en la relación, mientras que los segundos gustan de una relación paternalista, más filial.

Es por lo anterior que cuando para un norteamericano hacer varias cosas al mismo tiempo pudiera significar estar fuera de foco, para un latinoamericano es lo más normal de su diario proceder, y más bien es sinónimo de capacidad y de productividad.

Al final del evento pudimos escuchar a cuatro presidentes de importantes empresas transnacionales con sede en Brasil, y sus necesidades de coaching para sus organizaciones y a nivel personal.

Declararon que es importante el apoyo del coaching para reforzar seguridad personal, acompañar procesos de cambio, mejorar liderazgo y trabajar con la incertidumbre. Reconocen que además de las competencias del coach, es muy importante que éste demuestre pasión por lo que hace. De esta forma ya lleva la mitad del camino andado.

Declaran que mayormente el coaching se ofrece a los niveles gerenciales, y que en sus organizaciones todos los gerentes han pasado por coaching a algún nivel.

No miden el retorno de la inversión porque es muy difícil, pero si evalúan el impacto que está teniendo el coaching sobre el clima organizacional. Uno de ellos declara que es un asunto de creer en la gente.

Tres de los presidentes declararon haber salido adelante gracias al apoyo del coaching en momentos críticos o de cambios importantes, como el de ascensos. El cuarto de los presidentes dijo haber contado con el apoyo de jefes, los cuales posiblemente contaban con herramientas de coaching.

Esperando haber aportado información útil, me despido confiado de poder cubrir el siguiente Congreso de la ICF en México.ICF Global 2014

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Gerencia, Herramientas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s