Tres Prohibiciones que limitan el éxito, p. 2

Continuando con el tema sobre programaciones limitativas, luego de haber cubierto en el artículo previo la de “No Pienses”, hablaremos en esta segunda parte sobre las otras dos: “No Hagas” y “No Sientas”.

Las personas con un “No Hagas” en sus vidas son aquellas que no saben por qué, pero casi nunca empiezan lo que desean por sí mismas. Lo hacen bajo presión, empujadas por los demás. Tienden también a postergar el inicio, tanto de lo que les gustaría hacer, como de aquello que deben hacer. Sin darse cuenta aplican de forma invertida el refrán de “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”; para ellas la frase que usan es “Para que hacer en este momento lo que puede esperar”.http://goo.gl/f198t

Generalmente estas personas logran cumplir sus objetivos, pero con mucho desgaste por la presión del poco tiempo disponible cuando finalmente comienzan, o tal vez cumplen con la tarea, pero con resultados de calidad inferiores a los requeridos, o a los que el potencial que tienen les permitiría lograr. Para sus proyectos personales casi nunca encuentran el tiempo para comenzar, o lo hacen y abandonan con facilidad. El resultado es de insatisfacción personal y una suerte de confusión que se describe con la pregunta que se hacen a sí mismos: ¿Por qué siempre me pasa esto?

Un “No Hagas” puede venir de mensajes recibidos en la infancia, y reforzados posteriormente, en los cuales nos advierten del “grave riesgo de equivocarnos”, o se nos dice que “no nos metamos en eso”. Como toda idea recibida de nuestros padres, estos mensajes son bienintencionados, pero de niños no hemos desarrollado nuestra personalidad, y por tanto nuestra capacidad para analizar y hasta cuestionar la información recibida.

Otros mensajes pueden estar relacionados con alguna tarea que no salió todo lo bien que se esperaba, y fuimos bombardeados con frases fuertes como: “todo lo haces mal”, “cada cosa que haces es para meter la pata”, “eres un bueno para nada”, y quien sabe si algunas otras peores. Pero, una vez más; estoy seguro que en la mayoría de los casos no hubo mala intención, sino que esas personas no sabían cómo hacerlo diferente. Posiblemente ellas recibieron un trato similar y hasta peor.

¿Qué puede hacer alguien atrapado en un “No Hagas”? Tal vez si se respondiera algunas de las siguientes preguntas podría tomar conciencia de nuevas formas de proceder, y que hacer para desmantelar definitivamente el impacto que tienen todos esos mensajes en su vida. Desde el rol de coaches podemos preguntarle: ¿Qué pierdes si no haces eso en forma oportuna?, ¿Cómo te afecta no hacerlo en el momento correcto?, ¿Qué es lo más grave que podría ocurrir si no te saliera tan bien como quisieras (debieras)?, Si pudieras dividir en varios pasos lo que debes hacer, ¿cuál sería el primer paso que podrías dar?, Imagina que ha transcurrido un año desde que te propusiste hacer las cosas a tiempo, ¿cómo te sientes ahora?, ¿De qué te has dado cuenta con estas reflexiones?, ¿Quién tiene el control?

A alguien con un “No Hagas” hay que ayudarlo(a) a tomar conciencia de los pensamientos que tiene cuando debe emprender algo, y de esa forma cuestionar los que le frenan y así lograr que no actúen sobre el(ella) como un mecanismo de auto-boicoteo que lo lleva a paralizarse, y al final a sentirse inconforme consigo mismo(a).

Las personas con un “No Sientas” se encuentran protegiéndose de no salir heridas en las relaciones con los demás. Se han colocado una coraza alrededor para no emocionarse, ni alegrarse, ni entristecerse; pero tampoco quieren establecer vínculos porque temen que los demás les lastimen.

Actúan como si hoy fuese ayer. Quiero decir que se olvidan que ha pasado el tiempo y ellos han aprendido cosas nuevas, se han fortalecido, cuentan con nuevas herramientas para relacionarse con las demás personas, y en pocas palabras “no son la misma persona que salió herida en una vieja relación”. Además, posiblemente son muy pocas las personas que llegan a nuestras vidas pensando conscientemente en hacernos daño.

Entonces, ¿por qué seguir con la coraza de “protección”? ¿Qué preguntas podría formularles un coach a estas personas? Escribiré algunas de las que acostumbro usar: ¿Qué podría pasar si damos a los demás la oportunidad de conocernos como somos?, ¿Qué gano y qué pierdo?, ¿Qué oportunidades puedo estar perdiendo al mantenerme alejado de los demás?, ¿Qué podría hacer diferente a lo que hice en el pasado si alguien quisiera hacerme daño nuevamente?

Es importante ayudar a quienes tienen un “No Sientas” a tomar conciencia de que nadie nos hace daño si no lo permitimos. Y, obviamente, no me refiero a protegernos con la coraza, sino a la actitud que asumimos frente a los ataques o agresiones de los demás. Puedo sentirme herido y ofendido, o puedo recordarme que esa agresión no es conmigo, que es tal vez el reflejo del propio malestar de la otra persona, y por último, que nada puede hacerme sentir mal si no lo permito.

http://goo.gl/txy6pQuiero concluir recordando que como coaches nos damos cuenta de un “No Pienses”, “No Hagas” o “No Sientas” a través de la escucha activa y la observación. En medio de la conversación el coachee va a manifestar algunas de estas restricciones auto-impuestas con expresiones como: “me cuesta mucho iniciar un proyecto”, “no me siento cómodo expresando a otros mis sentimientos”, “me gusta mantenerme ocupado para no pensar mucho”, y otras similares. Incluso, el lenguaje corporal del coachee cambia cuando pronuncia estas frases; podemos percibir que se pone más serio, contrae el rostro, tal vez se mueve en su silla, y algunos otros cambios visibles en su cuerpo.

Finalmente, todas estas restricciones son también creencias limitativas que hacen que las personas no desplieguen todo su potencial y que, en definitiva, no se permitan ser ellas mismas, con el consecuente sentimiento de infelicidad en el fondo. Nos corresponde como coaches ayudarlas a tomar conciencia de ello, y de las posibilidades que tienen de romper con ese pasado y vivir a plenitud sus vidas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s