Algunas experiencias en sesiones de coaching

Aunque la confidencialidad me impide hablar de personas, sé que hablar de las experiencias que me deja cada sesión de coaching puede ser valioso para otros seres humanos. Es por ello que de ahora en adelante dedicaré varios espacios a este fin.

La vida es sencilla, pero algunas veces se nos complica y sentimos que perdemos el control; aunque de verdad creo que nunca tenemos el control, sino que más bien hay etapas en las cuales estamos en armonía y otras en las cuales no lo estamos.

He apoyado a algunas personas que se sienten agobiadas con la vida que están llevando, y me parece que en algunas de ellas hay un denominador común, el cual es que la persona se ha olvidado de sus necesidades para cuidar de los demás, experimentando una sensación de vacío y hasta de soledad.

Por más que tengamos a nuestro lado personas que nos amen, cuiden y protejan, nada de ello puede sustituir nuestro propio amor. Nadie cuidará tan bien de ti como tú mismo.

En estas sesiones he observado que las personas han llegado a este punto en sus vidas porque en algún momento han comenzado a cargar pesadas cargas que no les pertenecen, haciendo que los demás se hagan dependientes de ellas, e inclusive les exigen que esta situación se mantenga en el tiempo. Creen que el otro está obligado a atenderlos y cuidarlos como es normal que ocurra con un niño, que aún no es capaz de valerse por sí mismo. Entre las personas que se vuelven dependientes hay una variada gama de nexos familiares y hasta de personas que no tienen ninguna afinidad con el cuidador.http://goo.gl/Lj9hJ

Es tan grande el nivel de dependencia que se genera en el otro que resulta muy difícil dejar de cuidarlos y darles todo lo que exigen. Estos cuidadores llegan a experimentar sentimientos de culpabilidad cuando, agotados y necesitado hasta de descanso, bajan un poco la guardia y el otro les reclama esta desatención.

Casi al borde del colapso he recibido a clientes o coachees a los cuales he logrado llevar a darse cuenta que están a punto de enfermarse, o que tienen alguna enfermedad que no están atendiendo y pueden caer en cama, y en casos extremos hasta morir.

Ante preguntas como: ¿Qué pasaría si caes en cama? ¿Quién cuidará de ti? ¿Qué pasará con esta persona que tú vienes cuidando? El coachee abre los ojos y crea conciencia de que hay algo que no está bien en la forma como vienen ocurriendo las cosas.

En la mayoría de los casos se trata de personas muy generosas, que posiblemente les tocó asumir tempranos roles de cuidadores en sus vidas infantiles o juveniles, y pensaron que este debía ser el rol que tenían que cumplir siempre, a lo largo de sus vidas. Así que les resulta cuesta arriba entender que deben buscar un equilibrio en sus vidas.

Debido a lo antes expresado las acciones que la persona podrá emprender, en muchos casos, serán pequeños cambios que les llevarán a comenzar a hacer que el otro comience a asumir algunas de las responsabilidades, y también a aceptar que todo va a estar bien con el otro.

http://goo.gl/rJU7CEl sentimiento de culpa es, tal vez, lo más difícil de gestionar y hay que ayudar al coachee a mejorar su propia estima y reconocer que merece algo mejor que lo que está viviendo. Les hago preguntas como: ¿Cuál podría ser una pequeña recompensa que te darías a ti mismo por todas las buenas acciones que has hecho? ¿Qué sería algo que de dártelo a ti mismo te sentirías muy feliz? Las respuestas, en algunos casos tardan en salir, pero generalmente son cosas tan simples como comprarme un chocolate, que me sorprendo al verme frente a personas tan buenas.

Para ayudarlos a mantenerse en la decisión de cuidarse a sí mismos les pregunto: ¿Qué harás cuando sientas que vas a flaquear y a volver a descuidar tus propias necesidades? Aunque cuesta que encuentren formas de mantenerse, es frecuente escuchar: “le recordaré al otro que tengo necesidades”, “me repetiré que puedo enfermar y no habrá quien me cuide” y “me recordaré que nadie es indispensable”, entre algunas de las más comunes.

Continuaremos en próximas entregas hablando de otras experiencias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s