Cuarta Conferencia Latinoamericana de Coaching ICF 3/3

Para concluir con este compromiso de poner en tres apretadas entregas todo el gran bagaje de información y experiencias recibidas en la Cuarta Conferencia Latinoamericana de Coaching ICF voy a culminar con estos dos grandes: Fredy Kofman y Elena Espinal, ambos oriundos de la Argentina, pero hoy en día ciudadanos del mundo.

Continuando con las enseñanzas de Fredy, tenemos que, a pesar de auto limitarse o boicotearse para alcanzar la felicidad, si la persona logra aceptar y clarificar, entonces llega a un florecer que le permite expresar su SER, que es la felicidad misma.

“Un coach debe poder superar la tentación de no escuchar a su coachee, queriendo hablar para demostrar y controlar; esto lo hace porque estamos acostumbrados a enseñar a otros y a decirles que y como hacer las cosas”. Nos recordó que los principios del coaching incluyen responsabilidad, integridad o valores que debo vivir para sentirme bien conmigo mismo y libertad o respeto del otro.http://goo.gl/nVt7L

Nos habló de los dominios de la persona: cuerpo, mente, emociones y espíritu. De mi experiencia personal sé que debo cuidar el frágil equilibrio que existe entre estos cuatro dominios. He aprendido que con la meditación puedo restablecer los más sanos vínculos entre ellos. Cada vez que experimento una especie de inquietud, confusión o desasosiego es porque me he enfocado mucho en alguno de los dominios en detrimento de los demás. Es el momento de parar y dedicar atención a los otros. La meditación me ayuda.

Hay tres perspectivas: la mía, la tuya y la integrativa o la de otros. Un coach debe poder ver el mundo con todas las perspectivas, pero con especial habilidad en ver las cosas (o el mundo) desde la perspectiva del otro, es decir “veo el mundo desde tus ojos y lo siento desde tu corazón”.

Fredy nos mostró, en la práctica, con gran maestría el uso del role playing como importante herramienta del coach, con diversas finalidades. Dramatizar para que el otro se dé cuenta. En este darse cuenta, el coachee, puede ver a su sombra o tal vez lograr empatía con la persona con la cual tiene una situación en ese momento. También puede oírse y descubrir algo que no ha querido aceptar. Nos recordó que “el objetivo del coaching no es sólo resolver el problema, sino que la persona aprenda como manejar esas situaciones a futuro”.

Ya para cerrar reiteró que “el coaching les quita una venda a las personas, mostrándoles la realidad, con lo que ya no es posible volver atrás sin sentir que hay un mundo diferente que espera por ellas”. Y nos dijo que “los samuráis creen que si no exponen sus egos pueden llegar a perder su integridad”; y por último cerró diciendo que “los coaches ayudamos a las personas a ir a su batalla con el corazón abierto a pesar de no saber lo que va a pasar”.

http://goo.gl/lgP3WElena Espinal nos compartió sus experiencias del ser y hacer de un master coach. Elena es una de las pocas Master Coach de habla hispana en la ICF, y he tenido el privilegio de recibir un mentoring con ella.

Con un sentimiento que viene de lo más hondo de su ser nos dijo “un coach da vida a su coachee en cada sesión”. Doy fe de esto porque la he observado varias veces haciendo coaching, y sé de lo que habla. Realmente se entrega y cumple, no sólo con las competencias de la ICF, sino que da su vida por su coachee.

En su proceso de certificarse con la ICF, y los tropiezos propios de quien piensa que por sus años de experiencia como coach va a ser automáticamente reconocida, en realidad se estaba resistiendo a aprender; por lo que decidió seguir el proceso, que no define ni de fácil ni de difícil, sino de seguir los pasos establecidos. Nos dijo: “tal vez no podamos comparar quien es mejor coach, si alguien de afuera o de adentro de la ICF, pero lo que sabemos es que quienes han aprobado la certificación de la ICF tienen estándares internacionales, lo que otorga a las personas y organizaciones una manera de medir”.

En lo corto del tiempo nos paseó brevemente por las once competencias de coaching establecidas por la ICF, recordando que para cada una de ellas hay establecidos tres niveles de profundidad; lo que permite certificar un ACC, un PCC o el nivel de mayor profundidad: el MCC. Nos dijo que “el recorrido se da no sólo estudiando, sino siendo y corriendo riesgos, saliendo de nuestros miedos, y reconociendo que aquel que tenemos adelante es un campeón, y que no hay nadie que sepa más sobre ese tema, sobre su futuro y sobre lo que quiere”.

“Nosotros los coaches, generalmente escuchamos de manera generosa, pero debemos ser conscientes de nuestros propios paradigmas, ya que de lo contrario no nos daremos cuenta hasta qué punto somos estímulo o freno para nuestro coachee”.

Nos trajo reflexiones como: “tal vez la persona llega al coaching cuando lo que tiene en juego es su vida”, y preguntas como: ¿qué puedo cambiar para que las cosas que tengo que hacer me resulten más aliviadas?, ¿qué significado hay en mi manera de ser y el hecho de atraer personas que quieran depender de mí?

Gracias a Elena, a Fredy y a todos los que tan generosamente vinieron a dedicarnos su valioso tiempo y a compartir sus experiencias. Hasta Rio de Janeiro 2014.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cuarta Conferencia Latinoamericana de Coaching ICF 3/3

  1. maria machado dijo:

    Es bueno aprender y lo mas maravilloso es compartir lo aprendido… Felicidades, m agrado much !!

  2. María gracias por seguirme y por tomarte tiempo para dejar tus comentarios. Un saludo.

  3. susana dijo:

    Excelente sus artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s