Cuarta Conferencia Latinoamericana de Coaching ICF 1/3

Que gran oportunidad haber tenido la posibilidad de asistir al Cuarto Congreso Latinoamericano de Coaching ICF, los días 14 y 15 de Marzo de 2013. Experiencia invalorable para quienes como Coaches estamos en una permanente búsqueda de conocimientos, ideas y hasta metodologías para mejorar la forma como podemos ayudar a nuestros coachees.

El lugar no podía ser mejor: las instalaciones del Parque Wuaraira Repano (antiguamente El Avila). A una altitud aproximada de 1.900 metros s.n.m., con vista hacia la ciudad de Caracas (Venezuela) y también hacia el Litoral Central (hermosa vista al Mar Caribe). El clima, la naturaleza, las vistas y las instalaciones en sí invitaban a compartir y a aprender, que era el objetivo principal del evento, en torno a un tema de gran vigencia: “Coaching en Tiempos de Inclusión”.http://goo.gl/KZSLk

Conferencias magistrales con Coaches de talla internacional como Ray Dalton, Fredy Kofman, Elena Espinal y Rodrigo Pacheco, entre otros. Y una variada gama de conferencistas, también de renombre internacional, para elegir entre las preferencias de los asistentes en bloques de cuatro conferencias en cada oportunidad.

Voy a compartir con ustedes aquellas experiencias que me dejaron huellas, de las cuales espero ustedes también puedan nutrirse como lo hice yo. Serán tres entregas consecutivas, incluida esta, en las cuales citaré frases, métodos y experiencias. Sin más comenzaré.

De Ivonne Hidalgo, Presidenta de ICF Venezuela, escuchamos que “si no hay una transformación de la realidad de la persona, entonces no ha habido coaching”. Además nos dijo que “el coach debe ser el primero en aceptar las diferencias, y en reconocerlas como algo que enriquece las relaciones humanas, lo cual debería ser el primer aporte del coach a la inclusión”.

Que personaje tan grande en tamaño, pero tan pequeño por su sencillez es Ray Dalton, quien se presentó ante nosotros y nos llegó con esa sabiduría que emanan las personas que tienen un gran conocimiento, pero son humildes en su trato y en la forma como comunican sus ideas. Ray nos hizo reflexionar sobre nuestro rol en la inclusión al afirmar que esta tiene que ver con juicios, los cuales a su vez se despejan con preguntas como: ¿Qué considero que no es posible?, ¿qué creo que no es legítimo?, y según mis respuestas a estas dos preguntas, ¿qué declaro como mi compromiso de vida, el cual me lleve a la acción? Ray nos dio doce claves para la Inclusión, de las que destacaré sólo algunas por falta de espacio, y para dar cabida a otros tópicos: “no inventé la vida, pero elijo vivirla”, “renuncio al control en favor del aprovechamiento”, “diferencio sin disociar”, “nutro vínculos de amor”, “en todo momento aprendo y en todo momento enseño”, “abrazo mi sombra, es decir todo aquello que me cuesta incluir de mi o del otro”. Concluyó regalándonos una frase: “Vivir es cambiar. Crecer es elegir, diseñar y accionar para cambiarme a mí mismo”.http://goo.gl/tQB13

Con Italia Micciche tuvimos la oportunidad de dejarnos fluir a través de la expresión de nuestro arte, y descubrir que “la creatividad no se decreta, sino que se disfruta”. Nos enseñó que “el coaching busca la armonía de la persona, y el arte es armonía”; por ello es correcto afirmar que podemos llevar a algunos de nuestros coachees a descubrir su potencial y su creatividad haciéndolos encontrar ese artista que hay dentro de ellos.

Y por último, en esta primera entrega, Ivonne Scott nos habló sobre Coaching Ejecutivo y Liderazgo Gerencial. Escuchamos cuán importante es tener el Líder/Gerente capaz de cambiar, ayudado por los procesos de coaching, para asimilar la abrumadora Globalización, a fin de mantener el equilibrio ante las múltiples presiones, logrando la satisfacción de su gente para alcanzar la tan exigida productividad organizacional.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cuarta Conferencia Latinoamericana de Coaching ICF 1/3

  1. Pedro Amador dijo:

    ¿Por qué los mejores coaches no están certificados con asociaciones como ICF? ¿A dónde nos lleva certificarse en esto del coaching? http://wp.me/p1Kd5T-2Gt

  2. Pedro, ante todo recibe mis palabras de estima y solidaridad, independientemente de lo que te haya pasado con ICF, en lo que no deseo inmiscuirme. No me considero ingenuo, como los que mencionas en el artículo de tu blog, pero mi objetivo en este artículo y los próximos a publicarse, es dar a conocer algunos aprendizajes que obtuve en esta Cuarta Conferencia, los cuales pueden ser de utilidad a muchos, sin importar su fliación a cualquiera de la organizaciones (ICF, IIC, IAC, AECOP, o cualquier otra).
    De tus dos preguntas, creo que la primera no es para mi sino para “los mejores coaches” como tu los refieres. Ciertamente son los mejores (al menos ese grupo que mencionas en tu artículo). Humildemente me atrevería a decir que todos estos coaches son mucho más antiguos que las asociaciones. Tienen su propio prestigio y reconocimiento por sus valores personales. No necesitan de ninguna organización, ni para darse a conocer, ni mucho menos para que sepamos que son personas de un valor moral incuestionable, quienes han tenido grandes aportes a la profesión de coach. Por eso, y tal vez otras razones, que ellos mismos podrían explicar mejor no pertenecen a la ICF o alguna otra organización.
    La certificación, para mi, más allá del código de ética (que como tu lo dices en tu artículo puede ser algo que algunos usen para escudarse de sus propias debilidades humanas), de la posibilidad de que tu nombre esté en un listado que los clientes puedan consultar o de cualquier otra razón, es importante porque te vincula a una organización que certifica que has cumplido una serie de requisitos mínimos para ejercer la profesión de coach. Esto le da seriedad a la profesión de coach, así como registrarte en el colegio de médicos o de psicólogos de tu país, no sólo es un requisito legal, sino que avala tus credenciales.
    Finalmente, amigo Pedro, no creo que tenga toda la verdad, pero aunque tuviese una porción mayor de la que tengo, sólo me atrevo a decir que para mí, al igual que percibo que para ti, ser coach es una vocación, al servicio de otros seres humanos. Cuando estoy en una sesión de coaching o con mis alumnos ensañándoles lo poco que sé me siento en estado de fluidez y sé que doy lo mejor de mí, asegurándome que mi coachee estará mejor luego de la sesión que lo que estaba cuando llegó a mi; que se encontrará mejor preparado para enfrentar sus situaciones de allí en adelante. Un abrazo, y gracias por darme la oportunidad de comaprtir contigo lo que pienso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s