La actitud da a la vida otro sentido

La vida es demasiado corta para no vivir cada instante como si fuera el último.

Son innumerables los ejemplos de quienes han vivido con pasión, con entrega a una causa; y no sólo son personas con mucho dinero, sino por el contrario la mayoría de las veces son personas de una condición muy humilde. Estas son vidas en las cuales no cabe el pesimismo ni el desánimo. No hay tiempo para la depresión, ni para dar cabida a pensamientos negativos.

Tendemos a creer que sólo personas con cualidades extraordinarias y una gran preparación intelectual y espiritual son capaces de enfrentar exitosamente las dificultades que algunas veces vienen asociadas a las vidas de los seres humanos. En realidad estas características les proveen de un óptimo punto de partida, pero solamente la correcta actitud frente a las circunstancias es lo que los coloca en una posición ganadora.

Pero, ¿qué significa “la correcta actitud”? No es otra cosa que el estado mental y la disposición corporal y emocional que se dan como resultado de mantenernos conectados con pensamientos positivos: de salud, optimismo, éxito, superación y muchos otros.

Es por lo antes explicado que las personas que llamamos extraordinarias o con mayor preparación pudieran tener una ventaja sobre otras. Por alguna razón han tenido el privilegio de recibir un conocimiento que les facilita mantener en sus mentes los pensamientos adecuados para lograr la correcta actitud. Y en ningún caso es su preparación o algunas cualidades especiales lo que les permite vivir la vida con optimismo y de forma apasionada, sino el saber que no pueden darse el lujo de albergar pensamientos negativos.

Cuando nadie nos ha enseñado este conocimiento, y por otra parte tenemos una predisposición genética o cultural hacia el pesimismo, nuestra vida estará normalmente marcada por pensamientos negativos, los cuales a su vez nos colocan en una mala actitud, que por otra parte trae como consecuencia una vida de pocos logros o de algunos logros obtenidos con grandes sacrificios y una sensación de un tremendo esfuerzo. Inclusive podemos escuchar a estas personas decir: “es que a mí todo me cuesta mucho”.

Que bendición es habernos encontrado en nuestra vida con “algún ángel” que nos haya enseñado estos conocimientos tan sencillos, pero que marcan la gran diferencia que existe entre el éxito y el fracaso, o entre un éxito logrado con una sensación placentera y otro logrado a “duras penas”.

Un coach es uno de esos ángeles. Cuenta con la preparación, y como parte de su misión de vida se encuentra el ayudar a las personas a descubrir que pueden lograr metas salvando muchos de los obstáculos que siempre han tenido, ya fuesen reales o creados por su propio pesimismo.

Te invito a soñar, a creer que mereces una vida mejor, llena de pasión y con grandes logros en tu futuro cercano. Comienza por identificar el tipo de pensamientos que con más frecuencia mantienes en tu mente, y si necesitas ayuda recuerda que es de valientes solicitarla.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Herramientas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La actitud da a la vida otro sentido

  1. Cirely dijo:

    En lo personal pienso que el éxito no esta ligado de manera directa al propósito de nuestras vidas, que es a lo que debemos apuntar, a que me refiero: tener éxito no me garantiza mi felicidad plena y tenemos el ejemplo de muchos famosos en las drogas, prostitución, en el alcohol, con familias destruidas, también personas con éxito profesional, bienes materiales pero solas y vacías.
    Muchos dicen que tener éxito es lograr sus objetivos, lo que propusieron para su vida y esto no es de todo cierto; muchos triunfalistas adictos a los aplausos y reconocimientos caen lentamente cuando otros comienzan a escalar mas alto que ellos, su felicidad estaba puesta en eso, su actitud positiva comienza a decaer solo cuando su ciclo de fama decrece, no encontrando otro sentido y lo que le daba felicidad ya se esta agotando.
    También se encuentran personas que sienten que han cumplidos sus objetivos, lo que se han propuesto, así sobre pasen los limites permitidos, ejemplo de estos son: los estafadores, ladrones, violadores; pregunto: ¿acaso estas personas no han triunfado?, ¿acaso no consiguieron su objetivo?, ¿es eso también éxito?. Claro que NO, esto no es éxito, eso es solo una esclavitud a su propio estilo de conquista egoísta y alejada de Dios.
    Tu !! que lees este comentario, seguro has tenido algunos momentos de triunfos, yo por ejemplo cuando me gradué de ingeniería, bien un gran logro, paso la fiesta y la alegría momentánea, soy ingeniero!!!, comienza la sed por otras cosas, un trabajo, lo tengo, pero luego no es suficiente, quiero mas dinero, comienzo otro trabajo, ahora tengo mas trabajo, mas dinero pero menos tiempo, aja ahora!!!, pienso en tiempos anteriores donde estudiar era o fue un muy buen tiempo (cuando estaba en la universidad quería salir rápido), me propongo estudiar la maestría, a ver si con la maestría tengo un solo trabajo pero gano mas dinero o me siento igual a cuando estudiaba pre-grado, o mejor aun ,pienso este titulo me dará un valor mas alto ante la sociedad, me graduó, estuve de fiesta y claro lo logre q satisfacción, ¿y ahora, Qué?.
    Hay que entender que no se trata de afuera hacia adentro, sino de adentro hacia afuera. Al igual que el autor del articulo concuerdo que el punto optimo de partida es el ESPIRITUAL, saber que solo en una intima comunión con Dios sabrás cual es el propósito de tu vida; además, entender que ser un verdadero hijo de Dios:“El Rey de Reyes”, te hace un VENCEDOR y que nada te podrá hacer frente por que Dios esta contigo, tu fe y la confianza en Él te llevara a conseguir el verdadero propósito de tu vida y además entenderás que la felicidad no debe estar en lo que poseas, lo que alcances o de quien este a tu lado, sino, que tu eres feliz por que Dios esta contigo, tu valor parte de que eres hijo de Dios y que ese gozo es permanente y la felicidad que hay en ti te ayudara a ver la vida de otra manera, vas aprender a compartir la felicidad, a disfrutar lo que Dios te ha permitido alcanzar, pero esos logros no serán tu felicidad.
    Amigo no se trata de tener una agenda sobre cargada para decir que somos importantes, se trata de hacer menos pero concentrándonos en lo que realmente es importante. Se trata sobre el tema de llegar a ser aquello para lo que Dios te creo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s