El compromiso como clave de éxito

Imagina que estás altamente comprometido con todo lo que haces. Pero para hablar de compromiso tal vez la mejor forma de comprender a que nos referimos es pensando en su opuesto, es decir “falta de compromiso”.

Si digo que a determinada persona le falta compromiso con su salud, todos entendemos que esa persona no está cuidando su salud de forma responsable. Es posible que esté cometiendo algunos excesos en la alimentación, no come a las horas adecuadas, tal vez consume pocos o muchos alimentos de un mismo grupo, e inclusive que no tiene ningún tipo de rutina de ejercicio.

Al expresar que me falta compromiso en mi trabajo podría estarme refiriendo a que no estoy identificado con la empresa, sus políticas o sus dirigentes, todo lo que me lleva a hacer mi trabajo con un bajo nivel de dedicación y sin ponerle ningún extra, que sabemos hace la diferencia en los resultados.

Si digo que a mi hijo le falta compromiso con sus estudios, seguramente me estoy refiriendo a que no tiene suficiente entusiasmo para asistir a clases, posiblemente falta con frecuencia, y a la hora de estudiar para los exámenes hace el menor esfuerzo, y sólo para pasar la prueba.

En todos estos ejemplos, y otros que podríamos seguir escribiendo hay algunos elementos comunes. El primero se llama “entusiasmo”, que es sinónimo de motivación. Es una especie de combustible interior que nos mueve a hacer las cosas sin necesidad de que nos lo recuerden, o sin esperar hasta el último momento.

Un segundo elemento es la “conciencia de la importancia para mí”, lo que me ayuda a hacer lo correcto, no importando si me resulta fácil o si tengo que poner un gran esfuerzo para lograr mi objetivo.

Y un tercer, y no menos importante, elemento es la “responsabilidad”. He leído por allí que responsabilidad es “habilidad para responder”. No es completamente descabellado definirla de esta manera, ya que frente a una determinada situación debemos contar con ciertas habilidades y destrezas para enfrentarla de manera exitosa, dando las respuestas adecuadas.

Es por ello que me atrevo a afirmar que “compromiso es la capacidad de responder ante las situaciones de la vida, con entusiasmo y conciencia de la importancia que tienen para mí”.

Con toda seguridad y responsabilidad también digo que si tengo compromiso con todo lo que hago, no importarán los obstáculos que se me presenten, ni el ambiente organizacional o el familiar al que me deba enfrentar, ni siquiera los altos y bajos que pueda experimentar en el diario vivir, el resultado de mis acciones será satisfacción conmigo mismo y éxito.

Algunas veces no somos conscientes de que tenemos metas. Lo cual no hace que sean menos importantes, pero sí que nos cueste más alcanzarlas. Especialmente porque falta compromiso, entusiasmo, conciencia de la importancia para mí.   

Es por ello que cuando iniciamos una relación de coaching, es porque deseamos cambiar cosas en nuestra vida o simplemente deseamos ser más felices con nosotros mismos. El coach nos ayudará a trazarnos metas para hacer esos cambios que nos permitan pasar de una situación actual a una más satisfactoria en un futuro cercano. Todo esto dependerá en gran medida del grado de compromiso que le coloquemos al logro de las metas.

Recordemos que el coach me acompaña en la subida de mi montaña, hacia el logro de las anheladas metas, pero no va a cargar mi mochila. Esa debo llevarla yo. Él me dará ánimos, me ayudará a elegir el mejor camino o a identificar obstáculos y potencialidades para llegar a la cima, es decir para lograr las metas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching, Gerencia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El compromiso como clave de éxito

  1. Otra característica que nuestras metas deben tener para que tengamos compromiso, es precisamente la capacidad de contribuir a nuestras vidas. En la medida en la que contribuyan a nuestro crecimiento y evolución, satisfaciendo nuestras más básicas necesidades, entonces podremos comprometernos sin necesidad de realizar esfuerzo alguno.
    Escribí de ello en esta entrada: http://exitoparatuvida.wordpress.com/2012/08/03/contribucion/

    • Iván gracias por tu contribución con los lectores, que son quienes se benefician de nuestros aportes. Ciertamente cuando encuentras aquello que te hace vibrar en tu vida, se produce lo que se conoce como un “estado de fluidez”, en el cual el tiempo parece no correr. Claro que también nos toca encontrar la forma de que nos guste lo que hacemos, de encontrar un propósito en la vida como lo dice Viktor Frankl. Un saludo.
      Torcuato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s