Otros motivos para acudir a un Coach

La excelencia no tiene como punto de partida el opuesto, es decir la mediocridad. En realidad mediocridad es una palabra muy fuerte, la cual no nos gusta oír y ni siquiera pronunciar. Lo cierto es que lo que nos mueve a cambiar no siempre es algo tan grave.

No es necesario estar mal para desear estar mejor. Precisamente por esto es que la célebre frase de Aristóteles Somos lo que hacemos día a día, de modo que la excelencia no es un acto sino un hábito” nos señala que nuestro propio mejoramiento es un proceso progresivo y de compromiso diario.

Pero, algunas veces nos estancamos o nos desanimamos y llegamos a pensar que no somos capaces de ir más lejos, que ya hemos llegado a un tope, o que eso es todo lo que la vida tiene para ofrecernos. En casos más extremos llegamos a creer que somos un caso perdido, que nadie puede ayudarnos. Además eso de pedir ayuda es considerado un signo de debilidad en nuestra sociedad.

Nada más equivocado. Considero que pedir ayuda es un signo de valentía. Recordemos aquella frase del General George Patton que dice que “valiente no es quien no tiene miedo, sino el que a pesar de su miedo se enfrenta a las circunstancias”. Y quien más que Patton, muchas veces enfrentado a la propia muerte, para hablarnos de miedos. No creo que haya personas que piensen, luego de saber que él pronunció esta frase, que no era un hombre valiente, pues bien conocemos su trayectoria.

Como ya hemos mencionado anteriormente, el coach es un ser humano como tú y como yo, pero que se ha preparado para ayudar a otros. Su experiencia y capacitación le permiten enfocar tus situaciones de tal manera que te ayude a verlas desde otro ángulo, y además te hace distinguir los obstáculos, reales o no, que estás encontrando para poder seguir avanzando hacia tu éxito, hacia tu felicidad, hacia ese destino superior para el cual naciste.

De modo que otra razón para acudir a un coach es demostrarte a ti mismo que tienes derecho a recibir el apoyo de otras personas, sin que por ello debas sentir que eres menos que los demás, o peor aún que eres una persona débil o falta de carácter. Y es precisamente “carácter” lo que le sobra a quien decide tomar la decisión de emprender un nuevo camino que le lleve a la tan anhelada excelencia.

Cuando te sientas que no sabes por qué no avanzas a pesar de todos tus esfuerzos y tu preparación, es posiblemente una señal de que hay barreras en tu camino que no estás controlando, y por tanto no te dejan avanzar cómo quisieras. En estos momentos no te has hecho la pregunta ¿qué haría si esta barrera aparentemente insuperable fuese una oportunidad para comenzar a pensar en hacer cambios importantes?

Es posible que tus relaciones con tus seres queridos no sean tan satisfactorias como lo anhelas. Te esfuerzas, y por más que lo haces te tropiezas siempre con la misma piedra. No logras la tan anhelada armonía en tu vida. Y tal vez te preguntas una y otra vez: ¿Cómo podría alcanzar una mejor comunicación que me permita disfrutar más y mejor de mis seres queridos?

Bueno, todas estas preguntas y muchas otras que te haces encuentran respuestas en el marco de un proceso de coaching. Recuerda que hace falta valor para enfrentarte a tus propios miedos. Tal vez es el momento de retomar tus sueños, y hacer algo diferente y mejor de tu vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s