Las metas y la escalada de la montaña

La vida es como una montaña. Tiene tramos con una pendiente suave, y algunos inclusive van en bajada, pero bien sabemos que cuando nos trazamos metas ambiciosas la subida se hace más pendiente y la escalada nos exige más empeño y esfuerzo.

Pero, ¿quién no quiere alcanzar sus sueños? Tal vez quienes ya se han rendido ante los obstáculos, o inclusive aquellos que tienen miedo a la subida, o los que decidieron quedarse cómodamente en las pendientes más suaves o tal vez inclusive van de bajada.

Ciertamente que puede que en algunos momentos de la vida necesite de la mano amiga o del consejo desinteresado que me ayude a despertar de ese letargo en el cual he caído. O tal vez del especialista o del coach que pueda ayudarme a identificar cuáles son las barreras que me frenan, o con que recursos cuento para lograr mis metas; y ¿por qué no? a permitirme ver más allá del momento presente, y a saber que si existen unas metas ambiciosas también para mí.

Pero, ¿qué es una meta? En su acepción más conocida y utilizada, es la finalidad o el objetivo que me he trazado a cumplir en esta vida. Ejemplo “quiero ser un gran vendedor”. Para lograr esto debo fijarme algunas metas intermedias, como por ejemplo aprender técnicas de manejo de objeciones, mejorar la seguridad en mí mismo, tener un mejor conocimiento de la conducta de los clientes, entre otros.

¿Será que me he estado excusando en ideas tales como “esas metas son muy ambiciosas para mí”, “no creo poder lograr eso”, “estoy bien como me encuentro” o “ya pasó el momento para soñar”? Te invito a preguntarte ¿seré más feliz si logro esa meta?, entonces ¿crees que puede haber algo que se interponga entre tú y tu felicidad?

Hay personas cuyos testimonios nos dejan ver que una vez comprendieron que si era posible alcanzar sus metas, y que lo que necesitaban era una ayuda especializada; y al usar los servicios de un coach dejaron de buscar excusas para darse la oportunidad de un nuevo comienzo. Todos podemos, y todos lo merecemos porque nacimos para convertirnos en grandes triunfadores. ¿En qué momento abandonamos nuestros sueños?

Por ahora te invito a revisar tus sueños: ¿qué quieres lograr que sabes que te haría sentir mejor contigo mismo?, ¿qué te lo impide?, ¿tienes alguna razón para no comenzar desde este mismo momento?, ¿qué tipo de ayuda necesitas para despejar tu camino de los obstáculos que ves en él?

Algunas características importantes que deben tener las metas, son: que se conviertan en un reto alcanzable que me inspire cada mañana al levantarme, que las pueda medir de alguna forma para saber si voy por buen camino, que provengan de lo más puro de mi corazón, que me permitan mantener un balance en mi vida aunque deba tomar riesgos para alcanzarlas, entre algunas de las más importantes que podemos citar.

Finalmente, recomiendo soñar con tus metas de forma tal que las vivas como si ya las hubieras logrado. Experimenta la alegría de saber que ya es una realidad. Recuerda que para tu cerebro no existe diferencia entre lo que ve en su entorno y lo que recuerda; es decir le puedes crear a tu cerebro una realidad virtual sobre tus metas y la va a percibir como si ya hubiesen sido logradas. Además considera que no existe coincidencia en el hecho de que cuando digas “yo creo”, estás simultáneamente conjugando los verbos creer y crear. Para crear algo (hacer realidad tus metas) primero has debido creer firmemente en que lo puedes lograr.

Y por último, date el permiso de obtener ayuda si lo consideras necesario. Un coach está especialmente preparado para apoyarte en el logro de tus metas, en el logro de tus sueños, lo mereces. Y recuerda naciste para ser un triunfador.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Coaching y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las metas y la escalada de la montaña

  1. maria machado dijo:

    Cuan fresco son sus pensamientos, pero en ellos creo q hay algo d ficcion, creer q se esta viviendo un exito cuando aun no lo has logrado, claro q podemos engañar el cerebro, creer q estamos sentados en el pico d una montaña y vemos la naturaleza un paraiso, sus cascadas, hasta incluso respiramos el prado, pero si ni siquiera gozamos donde estamos como podria llegar a ser feliz con la realidad q se vive??…. Creo firmemente q la felicidad no t da las cosas creadas x el hombre, todo es vano y vanidad, la felicidad esta siempre en uno mismo, donde quieras q vayas, eres feliz xq t amas y transmites eso a tu entorno, amarse es no crerse superior sino haberse aceptado tus limitaciones y saber q puedes mejorar en lo q tu realmente tienes dones xq nacistes con alguno, Pero todos podemos creer ser feliz en lo q cree poner como logro en sus vidas, pero en su interior sabe q todo es vano y el amor es un sentimiento puro q ni dejando d ver algun ser amado dejas d amar, claro muy aparte d aquellas parejas q creyeron amarse y solo hubo pasion, Vanidad d cuerpos q se atraen…
    Mil disculpas x permitirme escribir y discrepemos en ideas.
    Un valioso abrazo deseando much exitos!!
    Gracias!!

    • María muchas gracias por leerme y tomarte tiempo de plasmar tus comentarios. Pregúntate ¿qué es real?, o ¿qué es ficticio? Ciertamente tu lo has dicho: nuestro cerebro cree lo que le hagamos creer, y ese es el principio del éxito, de la felicidad y de muchas otras cosas buenas para nuestra vida. Date permiso de vivir tus ideales y comienza a escalar la montaña que elijas escalar, o si lo prefieres vete una hermosa pradera o un acantilado. Y disfrútalo. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s