Gerencia de mi mismo

Ya nos hemos referido a lo que todo gerente debe hacer para obtener lo mejor de sus colaboradores y lograr satisfactoriamente sus objetivos.

Todos los que hemos tenido esa responsabilidad de rendir resultados por unas metas exigentes y sin contar con suficientes recursos sabemos que no siempre es fácil alcanzarlas sin dar un poco más, sin sacar ánimos de lo más hondo de nuestro ser.

Es por ello que en esta ocasión vamos a hablar sobre lo que es obtener lo mejor de uno mismo.

Uno de los recursos más importantes que se requieren para lograr todo nuestro potencial es estar en armonía con nosotros mismos. Puedo sobrevivir teniendo algunas diferencias con las personas de mi entorno, pero es muy difícil sentirme mal conmigo mismo y mantenerme así por mucho tiempo. Con las demás personas compartimos algunas horas del día o de la semana, pero conmigo estoy las 24 horas de los 365 días del año.

El hecho de que somos seres integrales no nos permite dar mucho en una faceta de nuestra vida “sin llegar a vaciarnos” y generar un desequilibrio peligroso. Me refiero a que tenemos que mantener un frágil equilibrio entre cuerpo, mente, emociones y espíritu

He visto personas muy exitosas profesionalmente, las cuales inclusive cuidan bien de su salud física porque asisten regularmente a un gimnasio. Ese éxito profesional lo logran con una exigente preparación intelectual, es decir están cultivando su mente de manera frecuente, así como con muchas horas de trabajo, para organizarse, planificarse y hacer seguimiento a sus colaboradores. vida “sin llegar a vaciarnos” y generar un desequilibrio peligroso. Me refiero a que tenemos que mantener un frágil equilibrio entre cuerpo, mente, emociones y espíritu.

Pero no todas estas personas exitosas profesionalmente se acuerdan de su indispensable equilibrio personal, y desatienden sus requerimientos emocionales o espirituales; no comparten un tiempo de calidad con sus seres queridos o no tienen ningún contacto con su ser interior, es decir no hay ningún tipo de conexión espiritual.

Lo espiritual no quiere decir “religión”, aunque también puede serlo. Una persona que atiende sus necesidades espirituales es aquella que se conecta con la parte más noble de su ser y se mantiene conectado con esa poderosa energía. Lo puede hacer a través de un contacto con la naturaleza en el cual hay una relación de respeto y armonía con todo lo que nos rodea; al respirar aire puro podemos experimentar que estamos vivos gracias a una fuerza superior. Entonces hacemos un acto de reverencia y agradecimiento. Es como una sencilla oración. Pero también podemos dar un poco de nuestro tiempo para ayudar a los más necesitados, quienes tienen un espíritu sencillo y siempre conectado con esas energías a las que me refiero.

Siempre hay en nuestro entorno personas que nos quieren de manera desinteresada, a las cuales no siempre valoramos bien. Damos por hecho que están allí y que siempre estarán, pero nos olvidamos que también necesitan de un poco de nuestro tiempo y de nuestro cariño y atenciones. Si nos detenemos un instante y comprendemos esto podremos conectarnos con esa emoción pura, la cual nos alimentará, tanto o más que cada una de las comidas que ingerimos en el día.

Una herramienta para mantener este importantísimo equilibrio personal es la meditación, o el tiempo de reflexión o de oración. Le puedes dar diferentes nombres, pero lo importante es que hagas un poco de introspección en un estado de relajación, mental, física y emocional. Sí, me refiero a que te conectes contigo mismo. Las obligaciones diarias, las diferentes situaciones que debemos sortear a lo largo del día y las muchas presiones que nos impone la vida actual nos sugieren que hagamos un alto para lograr nuestro equilibrio personal.

También en el logro de este equilibrio personal puedes encontrar un excelente apoyo en un coach. Ya hemos referido anteriormente que un coach ha aprendido a auto-equilibrarse para mantener esa capacidad de ayudar a otros. Cuenta con esa herramienta personal, la cual pone a tu servicio. Ya podremos hablar más de esto en otras entregas.

Esta entrada fue publicada en Coaching, Gerencia, Herramientas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s